VIETNAM y CAMBOYA – Invierno 2009

 

Antes de hacer este viaje me hubiera venido bien saber alguna de las cosas que ahora se y que no encontré en ningún sitio

 

Vietnam es un país muy extenso, muy largo y mal comunicado, por lo que si lo quieres conocer todo debes pensar en un mínimo de TRES semanas. Yo solo dispuse de dos, y por tanto mis consejos se dirigen a los viajeros que dispongan de un tiempo similar. Si no puedes verlo todo selecciona lo que quieres ver, y poda el resto, no malgastes el tiempo en aviones, trenes o coches

 

¿Qué es lo indispensable?. Para mí la bahía de Halong (a 200 km de Hanoi por carretera) y los templos de Angkor en Camboya. Puesto que el paso por el aeropuerto de Hanoi es inevitable, es obligada la visita a la ciudad, que es curiosa de ver, en especial si el viaje empieza aquí

 

El Norte de Hanoi se supone que es lo más auténtico del país, pero lamentablemente no tuve tiempo para visitarlo y desde luego Halong es irrenunciable, pero no voy a repetir aquí lo que podrás ver en cientos de páginas en toda la web

 

Hué se merece una visita, salvo que se conozca ya Pekin, pues la ciudadela de Hue recuerda a la de Pekin con el inconveniente de haber sido muy afectada por la guerra. En cuanto a las tumbas de los emperadores son dignas de verse, pero sin olvidar que aun no tienen dos siglos de antigüedad.

 

Danang no vale un pimiento y Hoi-an es un pueblo-mercado muy agradable, pero que no justifica el tiempo que se pierde en llegar al mismo. Lo mejor es volar desde Hué hasta Saigón que es una ciudad moderna, con toques exóticos, algún templo, etc., que hay que ver aunque solo sea por que por allí pasa el avión de Camboya.  Normalmente te llevarán a recorrer el delta del Mekong

 

Esta visita vale la pena, pero es muy parecida a la que se hace desde Siem Reap (junto a los templos de Angkor) y allí en una hora de coche vas y viene, mientras que en Saigón necesitas casi cuatro veces más tiempo, es decir, que se podría ganar un día

 

E indiscutiblemente la joya del viaje es Angkor. El mínimo son tres días, pero yo creo que se puede alargar, simplemente vagabundeando entre los templos. El atardecer en el barrio francés de Siem Reap es muy agradable y hasta logras olvidar la miseria que te rodea

 

El regreso puede ser directo a Saigón, o pasando un día en Pohn Penh. El mayor valor de esta ciudad es el contraste con las que se han visitado en Vietnam, tan parecidas y al mismo tiempo tan diferentes. Mientras que Vietnam está marcado por el comunismo y la apertura posterior, habiendo superado sus guerras, Camboya lo está por su propia guerra y el genocidio de los jemeres rojos. En la actualidad existe una democracia tutelada y más bien corrupta

 

Alguna curiosidad

 

En Camboya verás coches japoneses usados y bastantes motos (con pocos cascos), en Vietnam está prohibida la importación de coches usados (creo que porque no cabrían), hay pocos y nuevos y luego todas las motos del mundo, eso si con hasta cinco pasajeros, casi todos con su casco

 

 El viajero por carretera, en especial en automóvil, puede ver dos Vietnam, uno a ras del suelo, comercio tras comercio, en general muy desastrados, alternando con algún almacén o garaje convertido en trastero, otro muy distinto a nivel del primer piso

 

Los propietarios de un gran numero de las casas túnel (3 o 4 metros de fachada por 15 o 20 de profundidad) que llenan los pueblos, en especial del Norte, han podido, a raíz de la apertura comercial del país, levantar un par de plantas sobre la primitiva. Mientras que la planta baja conserva el uso original, en el alto se ha instalado la vivienda y la fachada está profusamente decorada y da una imagen de mucha mayor prosperidad de la que percibe el viajero que no levanta la vista del suelo

 

Y ya que hablamos de las carreteras, es curioso encontrar en ciudad y carreteras, vías de dos carriles en los que el derecho se reserva para las motos y bicicletas, (lo que se respeta casi con la misma escrupulosidad que el límite de velocidad de 80 kms/hora, pero por supuesto sin que nadie use el cinturón de seguridad) y se adelanta cruzando la raya central (continua) e invadiendo el sentido contrario. Excepcionalmente en el centro hay un bordillo, en tal caso se avisa con el intermitente izquierdo y luego se adelanta por la derecha