Viaje por el Norte de CERDEÑA

 

Antes de viajar me hubiera venido bien saber cosas que se ahora, y no supe encontrar

 

Por ejemplo, disponer de un buen mapa de carreteras como el que adjunto, o saber que la temporada alta es muy corta y fuera de la misma está todo cerrado. Encontrar un restaurante llega a ser complicado, pero como compensación, hay poco tráfico, se puede aparcar con facilidad (junto a la arena de una playa por ejemplo) y no encontrarás colas en ninguna parte.

 

Para no cansaros con divagaciones iré al grano:

 

El norte de Cerdeña es muy montañoso (eso lo dicen todas las guías), y con poco tráfico se tarda algo menos de hora y media en cruzar de Este a Oeste o viceversa.  CONCLUSIÓN:  Es poco recomendable hacerlo dos veces al día y menos varios días seguidos.

 

Hay que planificar cuidadosamente los alojamientos y en función de lo que quieras ver  cambiar de alojamiento y ahorrarte kilómetros inútiles. Una alternativa es alojarte en el centro de la isla, en tal caso recomiendo Tempio Pausania, bien comunicada y una ciudad agradable, donde se puede estar después de caer el sol.

 

Las carreteras son aceptables de día, pero evitad conducir de noche. La pintura está casi borrada y la señalización vertical es diminuta, escasa y poco reflectante. Posiblemente la combinación de ambas cosas es la causa de que los italianos no respeten la raya continua y adelanten cuando les parece

 

En la costa Este, Alghero es muy agradable y Castelsardo merece una visita (No repetiré lo que aparece en cualquier guía o página web)

 

La Costa Oeste (Costa Esmeralda) está llena de recovecos y playas encantadoras, aunque en verano puede ser imposible acceder a ellas. El agua del mar parece embotellada y las vistas son espléndidas. Las urbanizaciones de lujo son artificiales, no se asientan sobre ninguna población anterior, o sea que fuera de la temporada alta son pueblos fantasmas. Se pueden ver los puertos, pero sin perder demasiado tiempo

 

Al Norte se pueden visitar Santa Teresa de Gallura y Palau, pero lo mejor siguen siendo las playas. De esta última ciudad salen los ferries para el archipiélago de la Madalena, lo cual es una visita indispensable, y sin embargo las guías que he leído no hablan de la existencia de los mismos. El viaje de ida y vuelta, coche más dos pasajeros vale 33 euros y salen cada 15 minutos. En temporada alta hay mini-cruceros de de 6 horas por el archipiélago

 

Una vez en la Madalena vale la pena visitar la ciudad (para lo que no hace falta llevar el coche claro), y dar la vuelta a la isla, pero lo indispensable es cruzar a la isla Caprera a través de un istmo artificial. La isla es toda ella un parque, prácticamente sin edificaciones, pinadas, lagunas, roquedos y ensenadas. Puedes estar en un istmo donde a un lado el mar sea una piscina, y a 30 metros el viento levante un oleaje de buen ver.

 

Por último vale la pena ver el interior de la isla, aunque solo sea mientras la atraviesas. En primavera es toda verde y a ratos te recuerda Galicia, mientras que otras veces la abundancia de formaciones de granito te recuerda el Guadarrama.

En cualquier guía te recomendarán que veas las iglesias románicas. Vale la pena que sigas el consejo, y en el mapa las encontrarás marcadas. Nosotros solo encontramos abiertas las de Tergu y la de San Antioco, pero incluso vale la pena verlas solo por fuera.